La Supervisora Hilda L. Solis Hablar Sobre la cuenta de personas sin hogar del año 2018 por la Autoridad de Servicios Para Personas Sin Hogar de Los Ángeles (LAHSA)

“En marzo del 2017, los votantes en el Condado de Los Ángeles votaron para ponerse un impuesto de $355 millones al año por 10 años para crear un flujo de ingresos dedicado para proporcionar una variedad de servicios – incluyendo atención de salud física y mental, vivienda, capacitación laboral, servicios de apoyo y alcance – a las 53,195 personas que sufren de falta de vivienda en nuestro condado, de acuerdo con la nueva cuenta de personas sin hogar.

La falta de vivienda es la crisis moral que define a nuestro tiempo, y agradezco la confianza que los votantes nos han dado. Tomo seriamente su sacrificio colectivo, como una inversión en nuestro futuro compartido, y para demostrar a todos que nadie en el Condado de Los Ángeles será ignorado o dejado atrás.

En el Condado de Los Ángeles, no hemos tenido miedo de probar estrategias nuevas e innovadoras para ayudar a combatir la falta de vivienda, como un programa de duchas móviles. Estamos aumentando el número de equipos de alcance multidisciplinario altamente calificados para proporcionar servicios y dirigirlos a donde más se necesitan. He aprovechado los fondos del Primer Distrito para mejorar aún más nuestro impacto: desde el año fiscal 2014-15, mi oficina ha asignado directamente $7.4 millones a servicios para personas sin hogar, refugios y organizaciones comunitarias que están en primera línea.

Cada ciudad tiene una perspectiva única para llevar a la discusión de las soluciones sobre las personas sin hogar, y valoro el punto de vista, los desafíos y los recursos de cada ciudad. Es por eso que, el año pasado, dirigí una moción que la Junta aprobó para asignar $2.6 millones para los servicios de coordinación regional por Consejos de Gobiernos y las subvenciones para la planificación de la falta de viviendas para las ciudades. Estoy animado a las jurisdicciones locales a construir viviendas más asequibles y refugios, como el que se está construyendo en la ciudad de Pomona. Y en la Junta de Supervisores, dirigí el esfuerzo para proveer financiamiento a la policía local para capacitación y divulgación. En las comunidades, he visto resultados positivos en las vidas que hemos tocado a través de estas iniciativas.

Los números de la nueva cuenta de personas sin hogar de hoy son una afirmación de que estamos en el camino correcto, pero hay mucho más trabajo por hacer.

Mientras que la reducción porcentual de dos dígitos de la falta de vivienda entre personas crónicamente sin hogar y los veteranos sin hogar es un paso en la dirección correcta, tengo el corazón roto por el aumento del número de personas que experimentan la falta de vivienda por primera vez y el aumento en el valle de San Gabriel, así como el enorme aumento de personas de la tercera edad que no tienen hogar. Estas personas mayores son nuestros amigos y vecinos, madres y padres, abuelas y abuelos, individuos que trabajaron toda su vida, tal vez sirvieron en el ejército o criaron a familias, que pudieron haber perdido su trabajo o no podían pagar sus facturas médicas y no tenían ningún lugar a donde ir excepto las calles. Debemos hacer más por la generación que ha dado tanto a nuestra sociedad.

En el Primer Distrito, me complace ver que algunas de las poblaciones sin hogar en las que nos hemos centrado, incluyendo jóvenes de la edad de transición (49% de disminución), familias (25% de disminución), niños en familias (29% de disminución), han visto reducciones significativas. Sin embargo, los latinos (51% de la población total sin hogar en el Primer Distrito) continúan siendo ampliamente sobrerrepresentados en la falta de vivienda. Con las comunidades tremendamente diversas y tradicionalmente marginadas en el Primer Distrito, se necesita ampliar la financiación y la extensión adicional y servicios culturalmente competentes para la población latina sin hogar.

A medida que enfrentamos estos desafíos constantes, mi determinación de hacer de la falta de vivienda una cosa del pasado nunca ha sido más fuerte. Gracias a los 8,500 voluntarios que fueron capaces de hacer el conteo de personas sin hogar del 2018 el más completo de la historia. Este conteo de personas sin hogar, combinado con los datos recolectados por el Departamento de Servicios Sociales Públicos del Condado, mejorará nuestra capacidad de dirigir los servicios para ayudar a las personas que lo necesitan.

Trabajando en colaboración con nuestros socios del estado de California y nuestras 88 ciudades, el Condado de Los Ángeles continuará expandiendo su alcance y servicios, construirá más unidades de vivienda asequible, y levantará a nuestros amigos, familias y vecinos de la pobreza y a un lugar que pueden llamar a casa.”

                                                                                                                                  ###

CONTACT:  Jessie Gomez, Communications Deputy, (213) 974-4111 o jgomez@bos.lacounty.gov

By | 2018-06-18T23:07:32+00:00 June 1st, 2018|Categories: Spanish|0 Comments