LOS ANGELES, CA – Con 3.5 millones, el Condado de Los Ángeles tiene más inmigrantes que cualquier otro condado en la nación. Individuos haciéndose pasar por abogados licenciados están beneficiándose de las comunidades extranjeras del Condado a través de una estafa llamada “fraude de notarios”, cobrando a los inmigrantes que quieren establecer la residencia estadounidense u otro estatus legal de inmigración. En respuesta, hoy la Junta de Supervisores aprobó una moción, creada por la Supervisora del Condado de Los Ángeles Hilda L. Solis, que apoyará legislación estatal que fortalezca la protección contra el fraude a los consumidores para los inmigrantes y sus familias que buscan servicios de inmigración.

“Hoy, el Condado de los Ángeles está reiterando nuestro compromiso de proteger a todos los residentes del Condado de los depredadores financieros que tratan de prejudicar a los inmigrantes que buscan la residencia estadounidense”, dijo la Supervisora Solis. “Los residentes del Condado quienes caen víctimas de este fraude pierden cientos o miles de sus dólares ganados con tanto esfuerzo a estafadores sin escrúpulos, y en muchos casos, las víctimas también pierden todas las oportunidades de ganar la residencia estadounidense y terminan enfrentándose a la deportación. El Condado de Los Ángeles no se quedará de brazos cruzados. Protegeremos, serviremos y defenderemos a todos nuestros residentes, independientemente de su estatus migratorio”.

En algunos países de América Latina y Europa, “notarios públicos” tienen una formación educativa y obligaciones profesionales similares a las de un abogado. En los Estados Unidos, sin embargo, un notario público sólo puede ser testigo de firmas y traducir formularios, pero no puede dispensar asesoramiento legal. Muchos notarios en los Estados Unidos, sin embargo, operan más allá de su alcance de práctica.

Con su familiaridad con las comunidades de inmigrantes del Condado, estos “notarios públicos” no certificados se promueven a los inmigrantes — a menudo dirigidos a inmigrantes indocumentados — como una opción más asequible y confiable a abogados caros con licencia. A menudo los notarios hablan el idioma nativo de un inmigrante para ganarse la confianza con una comunidad inmigrante. Los estafadores a menudo incorrectamente llenan el papeleo importante o fallan en completar los formularios por completo. Algunos también sobrecargan a sus clientes o roban su dinero. Las víctimas temen ser deportadas si reportan el fraude, o pueden no darse cuenta de que pueden tomar medidas legales.

Cuando Imelda Miranda Martin, residente del Condado de Los Ángeles, quiso ayudar a sus dos hijos a establecer una residencia legal en los Estados Unidos, fue al notario Oswaldo Cabrera. Una ciudadana estadounidense, Miranda Martin confió en Cabrera después de que un amigo le recomendó. Pero se puso nerviosa cuando él la presionó que pagara hasta $15,000.

“Me cobró $1,500 por cada hijo sólo por abrir sus casos, y exigió que le pague $4,000 cada uno de inmediato para continuar con sus casos, o me cobraría $6,000 cada uno”, dijo Miranda Martin, 71. “Pude ahorrar y pedir prestado sólo $4,000. Tuve que decidir a cuál de mis dos hijos ayudar. Poco después de pagarle, me enteré de que el Sr. Cabrera fue arrestado por defraudar a mucha gente como yo”.

Cabrera fue condenado a cinco años de prisión estatal por defraudar a inmigrantes. Después del procesamiento de Cabrera, Miranda Martin recuperó $4,000, pero le preocupa el destino de sus dos hijos quienes todavía no han conseguido la residencia en los Estados Unidos. Miranda Martin ha buscado ayuda del Departamento de Asuntos de Consumidores y Negocios del Condado.

“Queremos que todos los residentes del Condado defraudados por los notarios se sientan seguros de que pueden reportar con seguridad sus casos a nosotros. El Condado ofrece servicios gratuitos y puede conectar a las víctimas de fraude a los proveedores de asistencia legal apropiados “, continuó la Supervisora Solis.

Además de apoyar legislación estatal que protege a los inmigrantes contra el fraude notarial, la moción de la Supervisora Solis dirige a la Oficina de Asuntos de Inmigrantes (OIA) a lanzar por todo el Condado una campaña educativa de sensibilización pública para los inmigrantes y sus las familias de una manera culturalmente sensible y lingüísticamente competente para que aprendan cómo identificar, prevenir y reportar el fraude en los servicios de inmigración. La moción también dirige a OIA a consultar con instituciones académicas para realizar encuestas sobre el fraude de inmigración, y organizar talleres para inmigrantes y sus familias que han experimentado fraude en servicios de inmigración.

La acción de hoy marca la 35ª moción de inmigración escrita por la Supervisora Solis para proteger, defender y luchar por los derechos de los inmigrantes desde las elecciones presidenciales del 2016. Sus esfuerzos incluyen una contribución de $3 millones de dólares al Fondo de Justicia de Los Ángeles, y la creación de la primera Oficina de Asuntos de Inmigrantes del Condado. Para revisar una lista completa de sus mociones, por favor haga clic aquí.

 

CONTACTO: Rosa María Santana, Subdirectora de Comunicaciones, rsantana@bos.lacounty.gov o (213) 359-0795